jueves, 29 de noviembre de 2012

Setas y cambio climático

Lactarius deliciosus (Foto: Petercero)
Con el frío que nos ha llegado a España esta última semana de septiembre, creo que podemos dar por terminada la temporada de setas. Ahora toca ir a comprar las insulsas Pleurotus de los supermercados o alguna otra embotada o deshidratada. Paciencia, la primavera llega en seguida, a ver si la próxima temporada es mejor que esta... Aunque todo apunta a que vamos a ir a peor año tras año.
Llevo unos días viendo noticias en varias webs de divulgación científica acerca de cómo se prevé que evolucione la producción micológica de nuestros bosques (nuestros-de-la-región-templada-del-sur-de-Europa...) durante las próximas décadas y, lamentablemente, todos los que saben de esto dicen que el cambio climático en el que estamos inmersos conduce a un descenso en la producción "setera".
En DiCYT.com y AgenciaSinc.es han publicado sendas informaciones hablando de una investigación del Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León (CESEFOR) sobre los efectos del cambio climático en el crecimiento de los árboles y la producción de setas en colaboración con el Instituto Federal de Investigación Forestal de Zurich (Suiza). Esta investigación se ha llevado a cabo durante los últimos 17 años, osea, que no es cualquier cosa: hay decenas de miles de registros que dan una idea muy clara de cómo está cambiando el ecosistema forestal por culpa del calentamiento global.
Sin entrar en detalles, que podéis leer en las webs que os he enlazado, los resultados de la investigación apuntan a que se están produciendo cambios significativos. En el centro y Norte de Europa, donde la humedad es abundante, las campañas de fructificación de las setas se están dilatando en el tiempo (comienzan antes y terminan más tarde) debido al aumento global de las temperaturas. En cambio, en España el factor limitante es la humedad y desde 1995, cuando comenzó el estudio, se ha observado una tendencia a que se retrase el inicio de la fructificación de setas, lo que puede ser especialmente grave para algunos hongos micorrícicos, ya que cuando llegan a darse las condiciones de humedad necesarias ya es demasiado tarde para su ciclo vital o la temperatura es muy baja y limita su fructificación.
Esta misma semana el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha publicado en su página web (clic aquí para ver la noticia completa) que el cambio climático también puede reducir la producción de trufa negra en la zona mediterránea. Concretamente el estudio del CSIC se ha llevado a cabo en España, Italia y Francia.
"Las previsiones que ofrecen los modelos climáticos empleados en el estudio indican que el declive de producción de trufa en la cuenca mediterránea puede acentuarse durante el siglo XXI debido al aumento de las temperaturas y de la evapotranspiración", según Jesús Julio Camarero, investigador del Instituto Pirenaico de Ecología que ha participado en el estudio.
Para colmo, no sólo el cambio climático está haciendo que descienda la producción micológica en España. Hay otro factor muy importante: el abandono del monte, que ya no se trabaja ni se limpia de maleza. Así, bosques que antaño daban buenas cosechas están ahora invadidos por el matorral y cada temporada son menos productivos. En este sentido también se está trabajando muy bien en algunos lugares para revertir esta situación, como es el caso del Proyecto Micosylva.
Así que mucho me temo que los que nos gusta salir al monte a por setas lo vamos a tener cada vez más difícil, salvo en algunas áreas especialmente bien cuidadas, para disfrutarlas. ¿Tendremos que emigrar también a Europa para esto?

Boletus edulis (Foto: mongider on Flickr)

miércoles, 21 de noviembre de 2012

El Parque Natural de Guara en Huesca potencia su imagen como destino para personas con diversidad funcional


Llevo ya varios posts haciendo referencia a las adaptaciones que se están llevando a cabo en diversos espacios naturales de Aragón para que las personas discapacitadas, o como dicen los políticamente correctos "con diversidad funcional" (no veo qué hay de peyorativo en "discapacitado"...), puedan disfrutar como cualquiera del medio ambiente y conocer espacios a los que habitualmente es muy difícil acceder si dependes de una silla de ruedas o no puedes desplazarte con facilidad. Y en esta ocasión hago referencia a un encuentro que tuvo lugar el pasado 17 de noviembre en el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara (Huesca): la VI Jornada sobre accesibilidad, organizada por el Ayuntamiento de Huesca y la oficina de desarrollo socioeconómico de Guara, que gestiona SARGA (la empresa pública resultado de la fusión de SIRASA y SODEMASA, para que os situéis). El encuentro ha contado con casi un centenar de asistentes pertenecientes a Atades, Asapme, Asza, Fundación Agustín Serrate, Aspace, Down y Cruz Blanca.
La jornada ha servido para dar a conocer a los asistentes las rutas adaptadas a personas con discapacidad con las que cuenta el parque natural. El recorrido ha comenzado en el sendero que bordea el embalse de Vadiello y termina en un mirador. A continuación, el grupo se ha desplazado hasta el observatorio de aves de Santa Cilia de Panzano situado sobre un muladar en el que se alimentan aves carroñeras como quebrantahuesos, buitres y alimoches. Para finalizar, los asistentes han visitado la Quesería de Sieso de Huesca que también cuenta con instalaciones adaptadas.
El Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara ha sido reconocido recientemente con el “Título de Accesibilidad y Adaptabilidad” en la categoría de accesible. Dispone de 12 infraestructuras de uso público certificadas: los centros de interpretación de Bierge y Arguis, los observatorios de aves de Alquezar, Nueno y Santa Cilia del Panzano, los miradores del Vero, Salto Roldán, Vadiello y Calcón y los senderos de La Tamara, Encina de Lecina y el botánico de Bierge. Además, casi podríamos decir que por inercia, la adaptación de las estructuras del parque natural ha propiciado que muchas instalaciones turísticas privadas que le dan servicio se hayan adaptado también a un público con dificultades motoras.
Creo que es muy importante que estos lugares naturales de uso público sean accesibles a personas de cualquier condición. Yo, como muchos de vosotros, tengo la suerte de que de momento mis piernas me llevan a todas partes, pero tengo buenos amigos que necesitan de una silla de ruedas para desplazarse y yo mismo (como vosotros...) no sé si en el futuro tendré necesidad de usar una. Me resulta gratificante saber que todos podremos seguir disfrutando de la naturaleza a pie, a rueda o como haga falta... 

martes, 13 de noviembre de 2012

El anillamiento de aves no es un pasatiempo sino una labor científica que debe ser realizada por especialistas

(Foto: Fuerteventuradigital.com)

La semana pasada llegó a mis manos un comunicado firmado por  Germán M. López Iborra (Universitat Politécnica de València), Juan S. Monrós González (Universidad Miguel Hernández),  Eduardo J. Belda Pérez (Universidad de Alicante) y José Antonio Sánchez Zapata (Universitat de València). Espero haber incluido bien las filiaciones de cada uno... Estos señores son investigadores especializados en Ornitología y en este comunicado muestran su preocupación por la intención del Ministerio de Agricultura "de nombrar como entidades avaladoras de anilladores de aves silvestres a la Fundación para el Estudio y la Defensa de la Naturaleza y la Caza (FEDENCA), de la Real Federación Española de Caza, y la intención de esta fundación de organizar cursos de fin de semana para la formación de anilladores de fringílidos entre el colectivo de silvestristas". De hecho, algunos cursos ya han tenido lugar: http://www.fecaza.com/fedenca/noticias-fedenca-fedenca/2156-seminarios-de-formacion-de-instructores-en-anillamiento-de-fringilidos.
Los cuatro investigadores informan de que, frente a los cursillos de fin de semana autorizados por el Ministerio y que ya están impartiendo nuestros nunca bien ponderados "amigos" cazadores, "la formación de un anillador requiere un proceso mínimo de 2 años y la superación de un examen teórico y práctico".
Los firmantes del comunicado consideran que "conceder la capacidad de avalar anilladores de aves silvestres a entidades cuyo objetivo fundamental no sea la investigación y no puedan acreditar una trayectoria en este sentido sería gravemente contraproducente para la utilidad científica de las bases de datos que genera esta actividad". Si silvestristas con limitada formación científica participan en las labores de anillamiento al mismo nivel que los investigadores, la consecuencia será "la incorporación a la base de datos de registros de muy dudosa calidad, que serían difíciles de separar de los datos válidos, y comprometerían la aplicación científica de la base de datos". Esto sería contrario a la filosofía que el Ministerio ha promovido durante los últimos años y mermaría la rentabilidad de los fondos públicos dedicados a estas investigaciones... Con el agravante de que habrá que ver en cuánto se quedan esos fondos públicos (eso no lo dicen los científicos firmantes del comunicado, lo digo yo...).
Los cuatro investigadores valencianos terminan solicitando que "solo se consideren como entidades avaladoras de anilladores de aves silvestres a entidades con reconocida solvencia y trayectoria científica, y teniendo en cuenta que la Fundación para el Estudio y la Defensa de la Naturaleza y la Caza (FEDENCA) y la Real Federación Española de Caza no cumplen estos requisitos, estas entidades no sean incluidas entre las entidades avaladoras". Los firmantes del comunicado insisten en que no se oponen a la colaboración entre investigadores y cazadores, y que la sostenibilidad de la caza se puede ver favorecida por la investigación científica rigurosa, pero que el acceso al anillamiento por parte de silvestristas sin formación suficiente sería contrario a los objetivos de esa colaboración.
Me gustaría mucho leer vuestras opiniones sobre esta cuestión: ¿se están "pasando" los investigadores o se trata de una nueva chapuza del Ministerio en materia de medio ambiente? ¡Gracias anticipadas por vuestros comentarios!

lunes, 5 de noviembre de 2012

SARGA organiza rutas guiadas para observar la llegada de las grullas a la Reserva Natural de Gallocanta


La llegada de las grullas a la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta podrá observarse durante los fines de semana del mes de noviembre gracias a una serie de rutas guiadas que comienzan el próximo sábado 3 de noviembre y finalizan el domingo 25 de noviembre.
Se trata de una actividad gratuita, destinada a todos los públicos y enmarcada en el programa educativo desarrollado por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón a través de la empresa pública SARGA y en colaboración con la Obra Social de Ibercaja. Además, cuenta con el apoyo del programa europeo FEDER 'Construyendo Europa desde Aragón'. La actividad tiene como objetivo garantizar que el visitante observe de manera respetuosa la llegada de las grullas a Gallocanta y además, reciba información sobre esta especie y la Reserva Natural, explica una nota de prensa del Gobierno de Aragón.
La actividad De ruta con las grullas discurrirá por la zona periférica de protección e incluirá la visita de buena parte de los observatorios de la Laguna. Se partirá del Centro de Interpretación de la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta y se combinarán desplazamientos en coches particulares con paradas y tramos con recorridos a pie. La ruta podrá hacerse en dos turnos: uno de mañana que comenzará a las 11,00 h y otro de tarde a las 15,30 h.
Todos los que estéis interesados tenéis que reservar plaza previamente llamando al 978 734 031 (Centro de Interpretación en la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta) o escribiendo un email a centrosdeinterpretacion@sarga.es. El número de plazas disponibles para hacer las rutas es limitado, así que si queréis disfrutarla no os durmáis y reservad cuanto antes.
Y si os quedáis sin plazas pero queréis visitar igualmente la laguna de Gallocanta, el Centro de Interpretación está abierto fines de semana y festivos de 10,00 a 14,00 y de 15,00 a 18,00 horas