lunes, 29 de abril de 2013

El bucardo "walking dead"

Esto es lo que queda del bucardo (Capra pyrenaica pyrenaica): un ejemplar disecado en una vitrina del centro de visitantes del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Y muestras de tejido congeladas en
el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón, conservando su ADN. (Foto: prensa DGA)
El año 2000, además de la certeza de que no había llegado el fin del mundo al ponerse a cero todos los ordenadores del planeta (¿os acordáis...?), nos trajo la desaparición de una subespecie de cabra montés netamente aragonesa: el bucardo (Capra pyrenaica pyrenaica). El último ejemplar, una hembra de 13 años de edad, murió en un golpe de mala suerte al caerle encima un árbol del aprisco donde se encontraba en el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA). Se estaba intentando que quedase preñada cruzándola con otra especie afín, con el objetivo de mantener su patrimonio genético y recuperar la subespecie posteriormente con más cruces, pero no fue posible.
La triste historia de Celia, la última bucarda, y todo lo que se sabe de esta subespecie animal se han recogido en una exposición permanente que ha sido inaugurada este mes de abril de 2013 en el centro de visitantes del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, que está en Torla.
Pero sigamos con nuestra historia: tras su muerte, los científicos del CITA intentaron clonar a Celia a partir de muestras de tejido que se habían conservado congeladas, y que todavía se conservan. Sólo se consiguió que naciese una hembra, tres años después, que sobrevivió nada más que unos minutos tras el parto debido a una insuficiencia respiratoria. Desde entonces no se ha vuelto a intentar clonarla de nuevo, aunque la tecnología ha mejorado manifiestamente en esta última década. No obstante hubo bastante polémica sobre la conveniencia o no de "resucitar" al bucardo: ¿habría posibilidad real de recuperar la especie a partir de un solo ejemplar? ¿Cuánto dinero se iba a invertir? ¿Merecía la pena el esfuerzo?
En mi opinión, la aventura de clonar a la última bucarda fue interesante desde el punto de vista científico, en el sentido de que se aprendió mucho (al menos, lo que no había que hacer, que también es información muy valiosa para no repetir errores...) pero un total despropósito a nivel económico y práctico. Dejando aparte los dineros, hay una cuestión muy importante: las especies son más adaptables y más capaces de sobrevivir al tiempo (en el sentido geológico del término) cuanta más riqueza genética tienen. ¿Qué riqueza genética iba a tener una especie recuperada a partir de un solo ejemplar? Es cierto que para conseguir nuevos ejemplares machos era necesario cruzar a los clones de Celia con ejemplares de cabra montés de otras subespecies, que iban a aportar material genético nuevo, pero entonces ¿cuánto de fiel iba a ser la nueva subespecie a lo que realmente había sido?
Recientemente, se ha publicado un artículo en la revista Plos One (clic aquí) que habla de los beneficios y riesgos de la Biología Sintética, una de cuyas vertientes es la posibilidad de resucitar especies extintas a partir de ADN sintetizado en laboratorio. Concluye que deberíamos al menos plantearnos el uso de la tecnología de que disponemos y la que vendrá con este y otros fines... No lo acabo de ver, qué queréis que os diga: ¿vamos a crear un Jurassic Park de verdad? ¿Vamos a volver a tener leones dientes de sable en el Pirineo? ¿Para qué? ¿Por el simple hecho de comprobar que podemos hacerlo?
Después de todo este rollo que os he "metido", sólo me queda recomendar que visitéis la exposición sobre Celia y los bucardos, que averigüéis allí por qué los extinguimos (fuimos nosotros, el Hombre, no desaparecieron ellos solicos...) y penséis cómo se puede evitar que vuelva a suceder lo mismo. Especies en España en peligro de extinción tenemos unas cuantas, desde el lince ibérico hasta el tritón pirenaico, ¡que no se repita la historia de Celia!

Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).

lunes, 22 de abril de 2013

El Paisaje Protegido de Santa Orosia y el Sobrepuerto puede ser una realidad antes de que acabe 2013

Si finalmente se aprueba la creación del Paisaje Protegido, se culminará un largo proceso de años en los que se han hecho algunas actuaciones como la señalización y restauración de senderos y de algunos elementos de pueblos abandonados del Sobrepuerto. Que esto sólo haya sido el principio... (Foto: Prensa DGA)
Este mes de abril de 2013 aparecía en el Pirineo Digital la noticia de que el Parlamento de Aragón había aprobado una proposición no de ley instando al Gobierno autonómico a crear el Paisaje Protegido de Santa Orosia y el Sobrepuerto (clic aquí). Parece, y sólo digo "parece" por lo que os voy a contar más adelante, que antes de terminar 2013 va a existir por fin este Paisaje Protegido, el cuarto espacio natural más grande de Aragón, que pondrá en valor una zona tradicionalmente abandonada y olvidada por las diferentes administraciones y que hace ya unos cuantos años quedó prácticamente vacía cuando sus habitantes decidieron buscar mejor suerte y una forma de vida más sencilla en lugares tan cercanos como Sabiñánigo o tan lejanos como Zaragoza o Barcelona... Esta triste parte de la historia del Sobrepuerto la cuenta con todo detalle José Satué Buisán en Memorias de un montañés, un libro autobiográfico, y la recrea magistralmente Julio Llamazares en La lluvia amarilla... no dejéis de leer ninguno de los dos.
Os diría que estoy feliz por la noticia, pero es que no acabo de creérmela del todo: hace tan solo un mes publiqué otro post en mi blog hablando de que Posets-Maladeta se perfila como Parque Nacional (y sería el segundo de Aragón, tras el de Ordesa), de lo bien que marcha la creación de la Reserva de la Biosfera Sierra de la Carrodilla y Valles del Cinca, Ésera y Noguera Ribagorzana y, atención, de que se paralizaba la declaración del Paisaje Protegido de Santa Orosia y el Sobrepuerto (clic aquí). Este proyecto se había quedado sin incluir en el Boletín Oficial de Aragón porque no había presupuesto, aunque esta era la segunda excusa que utilizaba el Gobierno aragonés: anteriormente había afirmado que los habitantes que quedan en la zona se oponían al proyecto, cuando ya en 2011 manifestaron su apoyo a la última propuesta que rebajaba de más de 22.000 a unas 17.000 hectáreas la superficie total protegida. Así que después de tantas verdades a medias, hasta que no vea la noticia de que se ha publicado en el BOA, no me fío ni un pelo...
En cualquier caso, todo apunta a que ahora sí que hay presupuesto para comenzar con las actuaciones en 2014 y que la población está convencida de que el proyecto será bueno para la zona, atraerá turismo y servirá para dar nuevo impulso económico al Sobrepuerto y el área circundante. Según publicaba en su web Heraldo de Aragón (clic aquí), la declaración del paisaje protegido traerá "iniciativas de apoyo a la ganadería extensiva, la mejora de accesos y servicios, el fomento del turismo cultural y natural y la rehabilitación de elementos patrimoniales e históricos". Seamos moderadamente optimistas, como dicen los políticos, y esperemos con paciencia que llegue la esperada declaración oficial del proyecto antes de que acabe este año.
Voy a terminar citando un pasaje de Memorias de un montañés, como homenaje a los antiguos habitantes que tuvieron que abandonar sus casas ("las" casas) del Sobrepuerto para buscarse la vida en otras tierras: "Ya con los machos en la calle, mi hijo mayor entornó una hoja de la gran puerta, yo volví la otra e hice girar por dos veces la llave [...] ¡Adiós, casa, adiós! Venga, vámonos -pensé, porque no tuve fuerzas para decirlo [...] Dimos media vuelta, apretando de nuevo los dientes, para retomar el camino y trasponer el cerro, que nos taparía la estampa del pueblo para siempre". Así marchó la familia de José Satué de Escartín. Ojalá el nuevo Paisaje Protegido de Santa Orosia y el Sobrepuerto haga que nadie tenga que volver a pasar allí, donde aún quede gente, por ese mismo trago y, sobre todo, que cunda el ejemplo de algunos que regresaron (como Angelines Villacampa, a Susín) y el Sobrepuerto no vuelva jamás a sumergirse en el mar del olvido.
Berbusa, uno se los pueblos que quedaron vacíos durante los años 60 y 70 del siglo XX. (Foto: Prensa DGA)
Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).

lunes, 15 de abril de 2013

Aumenta la red de senderos accesibles de Aragón con el primero de La Ribagorza

Bonansa. (Foto: Wikipedia Commons - Baliera)
Ya he hablado en ocasiones anteriores en mi blog de los senderos accesibles de diversos espacios naturales de Aragón. La construcción de estas pequeñas rutas es la única opción que tienen muchas personas con movilidad reducida para disfrutar de algunos de los mayores tesoros naturales de nuestra geografía.
El Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara (clic aquí) y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (clic aquí) ya cuentan con varias infraestructuras de este tipo que los convierten en espacios naturales ejemplares. También os he hablado de Isín (clic aquí), un pueblo reconstruido y adaptado para que disfruten del contacto con el campo personas con diversos tipos de discapacidad, muy cerca de Sabiñánigo.
Ahora se une a este selecto "club" de áreas naturales accesibles para personas con diversidad funcional la comarca de La Ribagorza, concretamente el Alto de Bonansa, en el valle del Isábena. La información publicada por la web Pirineo Digital (clic aquí) daba la buena noticia a principios de abril.
El proyecto está siendo llevado a cabo por la administración comarcal y la Diputación Provincial de Huesca, que lo sacarán adelante en dos fases: la primera, que tendría que estar acabada durante esta primavera, consiste en 400 metros de sendero adaptado que partirán del Alto de Bonansa y discurrirán junto a la carretera A-1605 hasta un frondoso pinar; la segunda servirá para prolongar el sendero hasta un promontorio cercano donde se habilitará un mirador sobre el valle y se prevé que estará terminada a finales de este verano o principios de otoño. La comarca será la institución que pague la adaptación de la zona de aparcamiento, el mobiliario, los elementos de interpretación de la ruta y su señalización.
Siempre que hablo de este tipo de senderos os recuerdo que no sólo son la única posibilidad de disfrutar sin peligro de la naturaleza para personas con problemas de movilidad permanentes; también son una excelente opción de ocio para pasear con niños pequeños, incluso con carritos de bebé, e iniciarlos en el senderismo de forma totalmente segura. Si además de ponernos a todos las cosas tan fáciles están en lugares tan fantásticos como el valle del Isábena, lo único que nos queda es ir a disfrutarlos.

Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).

lunes, 8 de abril de 2013

La bal de La Garcipollera

La Bal de la Garcipollera comienza en la confluencia de los ríos Ijuez y Aragón y se abre en dirección oeste.
Este sábado he estado comiendo en El Albergue de La Garcipollera. Es el sitio donde se come el mejor chuletón a la brasa del mundo mundial, sin exagerar ni un pelo... Exagerando, sería el mejor de la galaxia. Aunque empiezo este post hablando de comida, es solo una excusa para llevaros hasta el valle donde se encuentra ese albergue: La Garcipollera. La boca del valle se sitúa en Castiello de Jaca, a siete kilómetros de la capital de La Jacetania, donde el río Ijuez desemboca en el Aragón, y se remonta desde allí a lo largo de una quincena de kilómetros hasta algo más allá de la maravillosa ermita de Santa María de Iguacel. Hasta aquí, aparte de esa ermita románica que es una de las cunas del Reino de Aragón, tampoco he hablado sobre nada que diferencie este valle de otros muchos del Pirineo. Pero, os lo aseguro, este es un lugar muy particular.
El valle tenía seis pueblos hasta los años 50: Yosa, Bergosa, Bescós, Villanovilla (donde está actualmente el albergue), Acín y Larrosa. Pero, en 1956, el Gobierno franquista decidió llevar adelante un viejo proyecto que databa de 1927, de la otra dictadura del siglo XX en España (la de Miguel Primo de Rivera), y que consistía en comprar los terrenos de los términos municipales de los seis núcleos y hacer una repoblación forestal con el objetivo de convertir el valle en un centro de producción maderera. No penséis que la Guardia Civil sacó a punta de "máuser" a los habitantes del valle, como pasó dos décadas después en Jánovas, ni mucho menos: la mayor parte de los propietarios pensaron que era un buen negocio (entonces, sin duda, sí lo era) vender sus tierras y marchar a zonas más desarrolladas a buscar trabajo: Jaca, Sabiñánigo, Huesca, Zaragoza, Barcelona... Y así lo hicieron, empezando por Yosa el 21 de marzo de 1956 y siguiendo por el resto de las poblaciones hasta terminar el 25 de noviembre de ese año. En Villanovilla y Bergosa los propietarios no llegaron a vender las casas ni las tierras más cercanas a los pueblos (de hecho, actualmente todavía se pueden ver los campos abandonados en las cercanías de ambas localidades, cada vez con menos pasto y más zarzas y árboles...) y en Bescós hubo uno que no vendió. Yo recuerdo de niño que en Villanovilla vivían tres personas de dos casas, uno de ellos el cartero que traía la correspondencia a Castiello, estamos hablando de hace más de 30 años. Si queréis más información sobre todo aquél proceso podéis encontrarla en este enlace (clic aquí) y en el libro que cita: La Garcipollera, memoria de un valle, de Pascual Calvo Ramón.
¿Qué ha ocurrido desde entonces? Bueno, para empezar hay que decir que la repoblación forestal fue un éxito en cuanto a que la Garcipollera tiene unos pinares estupendos, donde se pueden coger setas en temporada, pasear en cualquier momento del año y escuchar la berrea de los ciervos en otoño. Pero, tras 60 años, la producción maderera del valle es igual a cero... en algo se debieron equivocar los ingenieros de montes de los 50, por lo que se ve. La actividad económica de los nuevos habitantes no tiene nada que ver con la explotación forestal.
La Bal de la Gacipollera es ahora dos cosas: un pequeño polo de atracción de turismo amante de la naturaleza y respetuoso con ella, y el enclave de la mayor granja experimental del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA). Los dos pueblos que se han vuelto a habitar y viven de estas dos actividades son Villanovilla y Bescós, respectivamente. El primero ha sido reconstruido casi en su totalidad e incluso se han levantando casas nuevas (no os asustéis, todo dentro de un orden realmente raro en la época del "boom" urbanístico de los años precedentes) y cuenta con el albergue del que os he hablado antes, que es más hotel que albergue, y con varios alojamientos de turismo rural. En el segundo todavía se ven las ruinas de las casas antiguas, que incomprensiblemente no se han recuperado, mientras que se han levantado nuevas edificaciones para los cuidadores de la granja y para los científicos que vienen de Zaragoza a pasar largas temporadas desarrollando sus proyectos de investigación. La única casa antigua que se ha mantenido son las escuelas, que supongo que se siguen utilizando como aula de formación, ya que se encuentran en excelente estado de conservación.
Bescós de Garcipollera. Las nuevas construcciones donde viven los trabajadores e investigadores de la granja del CITA.
Un precioso rincón de Villanovilla. A la izquierda está la puerta de entrada del Albergue de la Garcipollera.
Da mucha pena, por contra, ver las ruinas de Larrosa, Acín o Bergosa. En éste, los últimos habitantes y sus descendientes reconstruyeron una caseta en la zona donde estaban las eras del pueblo y se juntan de vez en cuando a recordar tiempos pasados. Y los dos últimos nacidos en Bergosa, una pareja de hermanos, han construido también una nueva casa en la parte más alta de la localidad. La última vez que subí, este mes de agosto de 2012, tuve la suerte de encontrarlos allí y hablar con ellos de cuándo y cómo se abandonó el lugar.
La torre de la iglesia de Acín se yergue todavía orgullosa. El resto de las construcciones del pueblo están prácticamente destruidas.
También Bergosa está completamente en ruinas, excepto las dos casas construidas posteriormente por los descendientes del pueblo que os he comentado en el texto y la torre de la iglesia, como en Acín. Va a ser que la Iglesia siempre ha hecho "buenas obras"...
Al final, aunque sea en su mayor parte con gente venida de otros lugares el valle se mantiene vivo, cada vez más... Por eso escribo sobre él. Además, ha sabido combinar perfectamente la actividad ganadera de vacuno y ovino, la que corre por las venas del Pirineo, con la potenciación de un turismo tranquilo que se integra en el paisaje para disfrutar de él. Parece que, por una vez, se han hecho las cosas bien.
Ahora sólo os queda conocerlo. Es muy fácil recorrer la carretera principal en vehículo particular: está asfaltada los seis primeros kilómetros, hasta Villanovilla, y a partir de ahí es de tierra pero está transitable hasta la ermita de Iguacel. Yo recomiendo que no os limitéis al coche, que caminéis hasta las ruinas de Larrosa o Bergosa y, si os gusta la bicicleta, que disfrutéis de todos los caminos del valle que son un paraíso de la bici de montaña. Si no habéis estado nunca, merece la pena ir.
Termino con una foto de mi amigo José Ricardo Gracia (Esparbel.es) de la mayor maravilla que esconde la Bal de la Garcipollera: la ermita de Santa María de Iguacel.

Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).

lunes, 1 de abril de 2013

La escombrera que se convirtió en humedal

Puerta de entrada de Los Ojos del Pontil, en Rueda de Jalón. (Foto: Ojosdepontil.org)
El último Día Mundial de los Humedales descubrí la existencia de una pequeña maravilla a pocos km de Zaragoza, la ciudad donde vivo: Los Ojos del Pontil. Este espacio natural se encuentra en el término municipal de Rueda de Jalón (provincia de Zaragoza) y ocupa una extensión de unas seis hectáreas, a un kilómetro escaso de esa población, en el punto kilométrico 0,300 de la carretera A-2304.
El humedal se forma a partir de una serie de surgencias de agua termal a 22,4 ºC, con un caudal medio de unos 400 litros por segundo. Estas aguas se aprovechan para el riego de una zona de más de 500 hectáreas mediante dos acequias, la de Pontil y la de Caulor. Las surgencias (los "ojos") están rodeadas de vegetación formada mayoritariamente por tamariz, carrizo, anea y junco, de gran valor ecológico. Este pequeño humedal se ha convertido en un importante punto de conservación de la biodiversidad para la comarca de Valdejalón, ya que esta mancha verde acoge gran cantidad de especies animales propias de zonas palustres.
Según se explica en la web del Ayuntamiento de Rueda de Jalón (clic aquí), en las aguas de los manantiales y de las acequias viven varias especies de peces, como gambusias, barbo, gobio y madrillas, así como diversos invertebrados acuáticos entre los que hay gasterópodos y lamelibranquios. Además, la zona sirve de dormidero y lugar de alimentación de aves sedentarias (polla de agua, rascón, ruiseñor bastardo, triguero...) o migratorias (petirrojo, mirlo, zorzal, escribano palustre, bisbita común y ribereña). Y, por supuesto, donde hay presas hay depredadores: rapaces como el ratonero, cernícalo y aguilucho pálido. En cuanto a la población de mamíferos, incluye ejemplares de topillo, rata común, ratón de campo, comadrejas, tejones y zorros.
Pero lo más sobresaliente de este espacio natural no es su presente, que es brillante y presagia un futuro igual, sino cómo ha sido transformado gracias a la labor de una asociación formada por las gentes de la zona en 2002: la Asociación de Defensa Medioambiental Ojos de Pontil de Rueda de Jalón (clic aquí). Ya en 2001 el Ayuntamiento de Rueda de Jalón había comenzado a trabajar en la recuperación del humedal y la asociación ha seguido adelante con ese proyecto, con tal éxito que en el 2006 obtuvo el Premio Aragón de Medio Ambiente. Antes de comenzar las actuaciones que lo han convertido en lo que es ahora, la zona de Los Ojos del Pontil había sido abandonada y convertida en basurero y escombrera. Ahora, gracias al esfuerzo vecinal (eso me encanta, qué queréis que os diga...), el lugar es un aula al aire libre donde aprender sobre los ciclos y la importancia de los humedales.
Además, se han habilitado dos rutas a pie y otras dos para bicicleta de montaña que tenéis en la web de la asociación y que permiten, aparte de conocer el propio humedal, recorrer varios puntos de interés turístico que tiene la zona.
Bravo por la Asociación, que ha sabido recuperar un área degradada para convertirla en un escaparate de vida y un punto de atracción del turismo de calidad para toda la zona.

Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).