martes, 15 de diciembre de 2015

Zaragoza ya tiene su museo de historia natural

(Foto: prensa Universidad de Zaragoza)
Siempre me han gustado los museos de historia natural, los clásicos. Son un vestigio de cómo se estudiaba la naturaleza hace muchas décadas, de cómo gentes con inquietud científica, que pensaban distinto a todos sus contemporáneos y a veces por ello se metían en serios problemas, intentaban buscar respuestas a muchas preguntas que, de tan sabidas, ahora ya ni nos hacemos. Es cierto que son algo crueles: cientos de insectos "empalados" en perfecto orden, animales disecados... Pero no puedo evitar imaginar a los que iban recogiendo todas aquellas muestras que para ellos era nuevas especies de lugares todavía inexplorados.
Actualmente el estudio del medio ambiente se hace de formas menos agresivas, afortunadamente, pero estos museos siguen teniendo su encanto. Si, además, con el tiempo se han modernizado y han incorporado medios y muestras modernos a sus colecciones, resultan lugares realmente alucinantes.
Y, mira tú por donde, desde principios de este mes de diciembre de 2015 ya podemos decir que tenemos uno en Zaragoza: el día 11 la Universidad de Zaragoza anunciaba la inauguración de su Museo de Ciencias Naturales en el edificio Paraninfo de la plaza Basilio Paraíso. Es la culminación de muchos años de trabajo y la realización de un sueño largamente acariciado por la comunidad paleontológica y la propia Universidad. Por cierto, es la primera universidad española que alberga un museo de este tipo, según explica la nota de prensa que distribuyó la institución. ¡Podemos sacar pecho, aragoneses!
La exposición guía a los visitantes por la evolución desde el origen del universo hasta la aparición del Homo sapiens y une dos estupendas colecciones: la de Paleontología de la Universidad de Zaragoza y la colección Longinos Navás, que depositó la Compañía de Jesús hace casi tres décadas, en 1988.
(Foto: prensa Universidad de Zaragoza)

Más de 100.000 fósiles de plantas y animales

La colección de Paleontología cuenta con más de cien mil fósiles de plantas y animales vertebrados e invertebrados. Ilustra la historia natural de la Tierra desde el comienzo de la vida y, aunque la integran ejemplares de todo el planeta, una gran parte proceden de las excavaciones en Aragón que han permitido descubrir especies que sólo se desarrollaron en nuestro territorio.
Algunos de estos fósiles son piezas únicas en el mundo y de incalculable valor científico estudiadas por investigadores de la Universidad de Zaragoza, como los del yacimiento de Murero, pertenecientes al periodo Cámbrico.
Hay también restos del Arenysaurus, una especie de dinosaurio que se descubrió en el yacimiento oscense de Arén, que se calcula que tienen unos 67 millones de años. También se puede contemplar el famoso cocodrilo de Ricla, un cráneo único en el mundo de una especie que nadó en el mar bajo el cual se encontraba el territorio que ahora es Aragón hace 170 millones de años.
(Foto: prensa Universidad de Zaragoza)

Cientos de especies animales en la colección Longinos Navás

La colección “Longinos Navás” consta de más de 400 animales naturalizados, esqueletos, conchas de moluscos, fósiles, numerosos herbarios y unos 7.300 insectos. La colección fue reunida entre finales del siglo XIX y comienzos del XX por el científico jesuita Longinos Navás Ferrer, profesor de Historia Natural durante 46 años en el Colegio del Salvador de Zaragoza. Una parte de estos ejemplares fueron recogidos por el propio Navás o sus colaboradores en nuestro país, y el resto proceden de las misiones de los jesuitas en África, Suramérica y Filipinas.
(Foto: prensa Universidad de Zaragoza)

Un museo de historia natural adaptado al visitante moderno

Esto es lo que más me gusta, el trabajo que se ha hecho para conseguir que el nuevo Museo de Historia Natural de la Universidad de Zaragoza resulte atractivo a los visitantes. Ofrece una lectura ágil y sencilla de cómo ha sido la evolución y cómo se ha desarrollado el mundo y los materiales audiovisuales facilitan este viaje. Además, contará con visitas guiadas que serán gratuitas hasta enero de 2016.
¡No os lo perdáis, gratis o pagando, porque merece la pena la visita!

Si te ha gustado este post, tienes otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si te gusta el blog te puedes suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).

jueves, 10 de diciembre de 2015

DGA y Fundación Ibercaja refuerzan su colaboración en los espacios naturales protegidos de Aragón

Centros de interpretación de La Alfranca, en la Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro.

La buena noticia medioambiental de la semana en Aragón es que la DGA y la Fundación Ibercaja reforzarán su colaboración en los centros de interpretación de los espacios naturales protegidos de la comunidad autónoma. El convenio, firmado por el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, y el jefe de la Obra Social de la Fundación, Juan Carlos Sánchez, renueva y amplía las líneas de actuación que se vienen realizando en los centros de interpretación y de acogida de visitantes, como ya os he contado en algunas ocasiones en este blog.
Como novedad, se va a incidir en un programa de turismo ambiental responsable, dirigido a grupos, en el ámbito de la Red Natural de Aragón. El objetivo es promover una actitud de reflexión y análisis sobre los problemas medioambientales, dar a conocer la importancia de los espacios protegidos en la conservación de la naturaleza, animar a los ciudadanos a que los visiten y enriquecer esas visitas con diversas actividades destinadas a crear conciencia medioambiental. Como ha dicho la directora general de Sostenibilidad, Sandra Ortega, en el acto protocolario de la firma del nuevo convenio: "una buena educación ambiental conlleva a una mejora en la conservación de los espacios naturales".
El convenio, que se podrá renovar anualmente, supone una aportación para este primer ejercicio de 45.000 euros por parte de la Fundación Ibercaja.

Acto protocolario de la firma del nuevo convenio entre el Gobierno de Aragón y la Fundación Ibercaja. Desde la izquierda, Juan Carlos Sánchez, Joaquín Olona y Sandra Ortega. (Foto: servicio de prensa de la DGA)

Programa didáctico para grupos escolares

Además del programa de turismo responsable, se continuará con el programa educativo, el de atención al visitante y uno específico de colonias ambientales. El programa educativo está dirigido a grupos escolares preferentemente de primaria y secundaria obligatoria y las actividades están adaptadas al nivel pedagógico y de conocimientos de los distintos grupos y tienen un carácter participativo.
El programa de atención al visitante está dirigido a personas que llegan al centro de forma particular y no concertada, con el objeto de visitarlo y recibir información sobre el espacio natural. Las colonias ambientales son actividades que se realizan durante varias jornadas, con o sin pernocta en el espacio natural o su entorno. El objetivo es utilizar los centros de visitantes y el entorno natural para actividades recreativas, que incluyan la sensibilización y educación ambiental.
También está previsto editar videos promocionales, publicaciones educativas e interpretativas y un calendario divulgativo del año 2016 de la Red Natural de Aragón. Este calendario recogerá los mejores trabajos del concurso de fotografía convocado en los últimos meses. También se editarán materiales para las colonias infantiles.

¿Dónde están los centros de interpretación de espacios naturales en Aragón?

Pues, la verdad, es que están distribuidos por toda la geografía aragonesa y todos los espacios protegidos de Aragón cuentan al menos con uno.
Aquí tenéis la lista:

  • Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Torla.
  • Parque Natural del Moncayo. Centros en Agramonte, Añón y Calcena.
  • Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. En Bierge, Arguis y Santa Cilia de Panzano.
  • Parque Natural Posets-Maladeta. Benasque, San Juan de Plan y Aneto (en el municipio de Montanuy).
  • Parque Natural de los Valles Occidentales. El centro de interpretación está en Ansó.
  • Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro. Dos centros del Espacio Alfranca, en Pastriz.
  • Reserva Natural de las Saladas de Chiprana. El centro de interpretación está en Chiprana.
  • Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta. En Bello.
  • Paisaje Protegido de los Pinares del Rodeno. Cuenta con dos centros, en Dornaque y Albarracín.
  • Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel. El centro está en San Juan de la Peña.
  • Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos. En Eriste.
  • Refugio de Fauna Silvestre de la Laguna de Sariñena. En Sariñena.
¿Cuántos conoces? ¿Sabías que existían tantos? Ya tienes una buena lista de visitas para hacer durante los próximos meses, ¡que los disfrutes!

Si te ha gustado este post, tienes otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si te gusta el blog te puedes suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Las fallas de la Ribagorza y el Sobrarbe ya son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Foc al faro, la hoguera que sirve para encender las fallas, y luego a prenderlas para empezar la "procesión" por todo el pueblo. La foto es de la fiesta en Aneto. (Foto: Ana Coscujuela y Néstor Moreno)

Esta ha sido, sin duda, la mejor noticia de la semana para Aragón: las fallas de la Ribagorza y el Sobrarbe, junto con el resto de las fallas del Pirineo, ya son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La UNESCO ha tomado la decisión en la reunión del Comité Intergubernamental de Salvaguarda del Patrimonio celebrada en la ciudad africana de Windhoek (Namibia) el 30 de noviembre. La candidatura de las fallas del Pirineo ha sido impulsada por los gobiernos de Andorra, Francia y España (en concreto por las comunidades autónomas de Cataluña y Aragón, que para esto ¡menos mal! sí que han colaborado) y ha competido con otras 35 de todo el mundo.
Se trata de una celebración de origen pagano cuyo origen se pierde en la memoria de los tiempos, que tiene lugar durante la noche del solsticio de verano, la noche más corta del año. Los fallaires, que son los que llevan las fallas o teas, las prenden en una hoguera que se llama "faro". Después de dar "foc al faro" se encienden las teas y se baja con ellas desde la parte alta del pueblo reproduciendo un ritual iniciático que simboliza el paso de la infancia a la edad adulta, trazando figuras en el aire con el fuego. Lo habitual es dar la vuelta al pueblo y algunos de los fallaires hacen el recorrido corriendo ("correr las fallas"). Cuando se llega a la parte baja de la población se hace un círculo y las fallas se tiran en el centro, todos a una o conforme se va llegando, depende de la costumbre en cada población.
Las fallas se elaboran con cortezas y ramas de árboles y en cada población tienen una forma característica. Las de la foto que incluyo en el post son las de Castanesa. La celebración se completa con música y una comida comunal en torno a la hoguera.
Así son las fallas de Castanesa, localidad aragonesa de la Ribagorza. (Foto: Ana Coscujuela y Néstor Moreno)


¿Dónde se celebran las fallas del Pirineo?

La primeras referencias de la celebración de este ritual se remontan al siglo XI y la referencia documentada más antigua de la edad moderna es del 1759 en Vilaller (Alta Ribagorça, en Lleida).
Una vez encendidas las fallas en el faro, se baja en fila con ellas y se da la vuelta al pueblo. Esta foto también es de Castanesa. (Foto: Ana Coscujuela y Néstor Moreno)

En la actualidad este rito se celebra en 63 localidades de todo el Pirineo: 34 en Francia, 3 en Andorra y 26 en España, de las que nueve son aragonesas y el resto catalanas. Sahún, Bonansa, Laspaúles, Castanesa, Aneto, Montanuy, Suils y Villarrué, en la Ribagorza, y San Juan de Plan en Sobrarbe son los núcleos donde tiene lugar esta ancestral ceremonia cada año la noche más corta del año. ¡Ya tenéis otro motivo más para marchar a conocer esta maravillosa parte de nuestro Aragón!


Muchas gracias a Ana Coscujuela y Néstor Moreno por su ayuda para elaborar este post. Sin sus fotos y los datos que me han "soplado" hubiese sido imposible hacerlo. ¡Qué majos sois!

Si te ha gustado este post, tienes otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si te gusta el blog te puedes suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).