martes, 27 de diciembre de 2016

Almeja china del cieno: nueva especie invasora localizada en Mequinenza

Almeja china del cieno (Sinanodonta woodiana)
Ejemplares de almena china del cieno (Sinanodonta woodiana) localizados por APN del Gobierno de Aragón. (Foto: prensa Gobierno de Aragón)
La verdad es que a las pobres margaritonas la supervivencia cada vez se les pone más difícil: la almeja china del cieno (Sinanodonta woodiana) se suma a otras especies de moluscos invasores como el mejillón cebra (Dreissena polymorpha) o la almeja asiática (Corbicula fluminea).
Agentes de protección de la naturaleza detectaron el pasado otoño ejemplares de almeja china del cieno en varias localizaciones del embalse de Mequinenza y la noticia ha sido hecha pública por el Gobierno de Aragón en noviembre. Los primeros individuos se localizaron en la zona denominada “Santo Cristo”, del término municipal de Caspe (Zaragoza), en la margen izquierda del Ebro. Posteriormente se localizaron ejemplares en zonas adyacentes en la margen derecha y en los términos municipales de Chiprana  y Escatrón. Por el momento, no se han producido nuevos hallazgos aguas arriba ni abajo.
Los ejemplares extraídos del río para su estudio y posterior eliminación son adultos de unos 15 cm de longitud, lo que hace pensar a los APN del Gobierno de Aragón que la especie lleva ya tiempo en la zona, hablamos de años. Parece que no se habría detectado antes porque es muy similar a una almeja nativa, la Anodonta anatina, que comparte hábitat con la especie invasora asiática. Se ha podido localizar gracias a que el embalse ha bajado de nivel más de lo habitual este año.

¿De dónde procede Sinanodonta woodiana y qué problemas puede dar?

La almeja china del cieno es nativa de Asia oriental y empezó a colonizar Europa al final de la década de los años setenta, en concreto en Rumania en 1979. Posteriormente se ha ido extendiendo por todo el continente, detectándose los primeros ejemplares en nuestro país en los ríos catalanes (el Ter, en 2006, y luego en el Fluviá y el Doró).
Se encuentra catalogada como especie exótica invasora en el Catálogo Nacional (Real Decreto 630/2013) y supone un peligro por ser muy prolífica, crecer rápidamente y alcanzar muy pronto su madurez sexual, su capacidad de dispersión a través de la gran variedad de peces hospedadores que transportan sus larvas y ser muy tolerante a la contaminación, a la hipoxia, a las altas temperaturas y a la turbidez.
No resulta un problema económico como el mejillón cebra o el caracol manzana, pero amenaza directamente por competencia a las almejas autóctonas aragonesas, entre las que se encuentra la Margaritífera auricularia (catalogada en peligro de extinción).
La vía de introducción de esta especie es similar a la del mejillón cebra o la almeja asiática. Sus minúsculas larvas pueden viajar en el agua contenida en embarcaciones, aparejos o vivares de peces. Pero se cree que la translocación de peces vivos ha sido la principal vía de entrada y la actividad humana más relevante para su expansión, además de su venta en tiendas de acuariofilia como filtradores en acuarios de agua dulce.
Almeja china del cieno (Sinanodonta woodiana)
En esta foto se aprecia muy bien el gran tamaño que alcanza la almeja china del cieno (Sinanodonta woodiana). (Foto: prensa Gobierno de Aragón)

Si os ha gustado este post, tenéis otros sobre temas similares a un clic de vosotros en las etiquetas que hay más abajo. Y si os gusta el blog os podéis suscribir por RSS y correo electrónico, o seguir mis actualizaciones en mis perfiles de Facebook (https://www.facebook.com/JVenturaUnlimited), Twitter (https://twitter.com/AJoaquinV) y Google + (https://plus.google.com/u/0/112624502729708698782/posts).